Categorías
Blog

3 hábitos del inversor inmobiliario inteligente

Para cualquier cosa que necesites hacer en tu vida y tener éxito haciéndolo, es importante que desarrolles buenos hábitos.

Esto también aplica para las inversiones inmobiliarias, por eso hoy te quiero contar sobre cinco de ellos que serán de mucha ayuda.

Hábito 1: Estudiar

Esto es algo que debes convertir en un mantra, porque siempre es bueno aprender. De seguro tienes una profesión y experiencia laboral, pero la realidad es que todos los días aparece algo nuevo, una manera distinta de hacer las cosas y eso ocurre mucho en el mundo de las inversiones inmobiliarias.

En este sentido, quiero darte un consejo:

Busca personas que conozcan más que tú sobre un tema.

La razón es que cada tipo de inversión dentro del área de bienes raíces es diferente; yo conozco muy bien Punta Cana, de hecho, recomiendo siempre invertir aquí, pero cada vez que aparece una oportunidad le consulto a mi grupo de expertos.

Ellos son:

El abogado que me refresca las leyes o el asesor financiero que me ayuda a entender los números, de eso se trata estudiar, así que nunca dejes de hacerlo.

Además de mi esposa que me recuerda la razón por la que haremos esa inversión.

Hábito 2: Asesorarte

Todas las personas necesitamos conocer la opinión de un experto en cada materia. El médico incluso busca saber lo que opina su colega cardiólogo sobre cierto paciente; así es la vida ¿por qué dejar esa costumbre cuando se trata de invertir?

Dejar que alguien que sabe más que tú te asesore con respecto a una inversión, es apostar al éxito de dicha inversión, porque tener un conocimiento real de lo que harás te ayudará a hacerlo de la mejor manera posible.

Cultiva el hábito de asesorarte y caminarás con pasos más seguros.

Hábito 3: El ahorro

Sobre este punto he hablado en otras oportunidades porque ahorrar es una forma de disciplinarte y de reunir dinero para invertir.

¿Crees que no puedes ahorrar?

La verdad es que todos podemos hacerlo, solo necesitamos sincerar nuestros gastos y en función de eso comenzar a tomar decisiones.

Fíjate en esta idea:

  • Dejar de gastar es una forma de ahorrar
  • Conocer tus gastos es una forma de ahorrar
  • Ponerte la meta de ahorrar un porcentaje de tus ingresos por semana, mes o año (dependiendo de lo que te convenga) es un buen camino

A veces requerimos solo un poco de voluntad para alcanzar lo que queremos y siempre la ayuda de alguien; te invito a que analices en qué lugar estás y qué debes hacer para avanzar hacia tus metas, estos tres hábitos sé que te ayudarán.