Cómo invertir en tiempos de crisis: consejos de Fito Cotes



Incertidumbre, miedo, inseguridad. Cuando está en crisis, el ser humano suele refugiarse, de la manera que lo hacían los cavernícolas cuando se sentían amenazados: se resguardaban en las cavernas, a la espera de que el peligro que los acechaba se alejara. Han pasado los siglos, vivimos en un mundo muy distinto a aquel, pero el comportamiento del ser humano es el mismo.

Hace unos meses, cuando el coronavirus irrumpió violentamente en nuestras vidas y nos mandó a un encierro al que no estábamos acostumbrados y para el cual no estábamos preparados, nos pareció que eran medidas extremas, exageradas. Las aceptamos a regañadientes, por miedo a contagiarnos, por miedo a que alguno de los nuestros pudiera contagiarse. Esa es la verdad.

Desde entonces, han pasado tantas semanas que ya perdí la cuenta. Por fortuna, desde hace años vivo en modo vender casas desde casa, el programa de formación que implementé para ayudar a los consultores inmobiliarios a trabajar y ganar dinero desde cualquier lugar, literalmente. Y a eso me he dedicado este tiempo, además de disfrutar tiempo completo a mi esposa y de mi hija.

Sin embargo, soy consciente de que la vida sigue, de que hay que seguir la vida adaptándonos a las nuevas condiciones, a las limitaciones que nos impone el encierro. Y también estoy seguro de que esta es una época ideal para avanzar en el proceso de formación continua que debe regir nuestro vida laboral. Por eso, aproveché para invitar a conversar a mi buen amigo Fito Cotes.

Quizás no sabes quién es o nunca escuchaste su nombre, no importa. Fito es colombiano y nació en Valledupar, la ciudad cuna del vallenato, ese encantador ritmo musical que Carlos Vives nos enseñó en todo el mundo. Es el creador de GymFinanciero.com, un instituto de educación financiera que promueve que las personas adquieran el conocimiento que les dé libertad financiera.

También es un experto en el área inmobiliaria y una persona en la que confío plenamente para que me asesore en este tema que es crucial no solo para quienes hacemos negocios, sino para cualquiera que desee tener una buena relación con el dinero. Precisamente porque se mueve como pez en el agua en estos dos ámbitos lo invité para que nos ayude a superar esta especial coyuntura.

Y la primera pregunta quizás resulte obvia, pero es estrictamente necesaria: ¿es rentable invertir en bienes raíces hoy? Porque te cuento que he recibido llamadas de muchos clientes y colegas que me han dicho que están paralizados, que prefieren no arriesgar en estos momentos, pero la lección que aprendí es que en épocas de crisis el peor error es no hacer nada, quedarse quieto.

Por eso, ¿es rentable invertir en bienes raíces hoy? “Sí, estamos en un escenario en el que aquel que sepa invertir va a obtener buenos réditos. Lo fundamental es que sepas qué clase de inversionista eres: ¿conservador?, ¿moderado?, ¿agresivo? Una vez sepas en dónde estás, podrás determinar si te conviene o no invertir en este momento en el que reina la incertidumbre”, dijo.

“Si lo que estás buscando es un retorno inmediato, a corto plazo, del tipo del inversionista agresivo, es mejor que te quedes quieto. Corres el riesgo de perder tu dinero porque ahora mismo el mercado no está muy abierto a ese tipo de transacciones”, agregó. Es claro que se trata de uno de esos momentos en el que aparecen los temibles especuladores buscando pescar en río revuelto.

“Ahora, si eres un inversionista moderado, que tiene la paciencia para esperar unos meses y que además no depende de los recursos que le brinde esa inversión, debo decirte que estés atento porque hay buenas oportunidades”, aseguró. “Lo que la mayoría de las personas desconocen, porque no se educaron financieramente, es que en toda situación adversa hay oportunidades”.

Por último, “si eres un inversionista conservador, que puede aguantar diez años con esa propiedad antes de salir a venderla, mucho mejor. Lo ideal en este momento es comprar para arrendar (alquilar) e ir creando un patrimonio, para disfrutar de un ingreso pasivo recurrente”, explicó. “Invertir en bienes raíces siempre ha sido más seguro que, por ejemplo, hacerlo en la bolsa de valores”, agregó.

Si, por ejemplo, eres propietario de un inmueble y actualmente lo tienes arrendado, pero tu inquilino se atrasó en los pagos, ¡no lo eches! Si lo haces, no solo perderás el dinero que te debe, sino que te enfrentarás al problema de tener que ofrecerlo en un mercado que está a la baja. Así, entonces, haz un arreglo con él, conversa, busquen opciones, sé flexible. Pero, ¡no lo eches!

La mayoría de las personas, en épocas de crisis, opta por dejar su dinero quieto. Y, ¿sabes qué pasa? Pierde valor, tu dinero se deprecia. La única forma de valorizar tu dinero es moverlo, es colocarlos en una inversión de bajo riesgo que le dé réditos en el futuro a largo plazo. Y, en ese escenario, los bienes raíces son una excelente opción siempre y cuando elijas bien.

El Consejo de Emil


“En las actuales circunstancias, en las que vivimos una crisis que no sabemos cuándo va a terminar y cuáles van a ser sus consecuencias, está claro que la estrategia de comprar para vender es la menos recomendable. Ahora es tiempo de apalancarse”, dijo Fito. El análisis y entendimiento del momento es la clave en las inversiones y más cuando hay tanta inestabilidad e incertidumbre.

“Lo que el propietario, el inversionista y el consultor inmobiliario deben entender es que la mayoría de la gente no está pensando ahora en invertir, sino en ver cómo no pierde su dinero, cómo no pierde su trabajo y su patrimonio. ¿Qué hace? Gasta estrictamente en lo necesario, abandona los gastos suntuarios, los viajes al exterior, la compra de segunda vivienda para descanso”, explicó.

“La oportunidad, Emil, consiste en que si tú tienes un dinero que no quieres dejar quieto, puedes convertirte en un inversionista, pero a largo plazo, uno conservador que pueda esperar diez años para cosechar lo que sembró”, dijo Fito. “A los que crean que pueden sacar provecho del mercado en momentos de crisis, les digo que no es el momento de especular o se los lleva el virus”, agregó.

Si eres consultor inmobiliario y tienes clientes con propiedades para la venta o inversionistas con dinero disponible, debes convertirte en su guía y seguir la siguiente estrategia: “tener una meta (saber qué quiere esa persona y cómo conseguirlo), verificar el mercado (información en tiempo real de las variables macroeconómicas) y formar un equipo (buscar asesoría idónea variada)”.

En estos momentos, según Fito, el peor error sería tomar decisiones a título personal, porque es cuando más propenso estás al error. “Lo que tienes que decirle a tu cliente inversionista es que no lo haga solo, que se asesore con un entrenador financiero, un agente inmobiliario, un abogado, un contador, un banquero de confianza, un arquitecto. Y tener una técnica para buscar propiedades”, concluyó.

Incertidumbre, miedo, inseguridad. En tiempos de crisis, la única opción que no es válida es quedarse quieto por miedo a la incertidumbre y la inseguridad del ambiente, por la inestabilidad del mercado. Sin embargo, el otro extremo, salir a buscar riqueza fácil y rápida, es igual o más riesgoso. Determina qué clase de inversionista eres y descubre cuál es la estrategia que te conviene.