4 errores que convierten la búsqueda de vivienda en una pesadilla

Emil Montás - EmilMontas.com

Emil Montás - EmilMontas.com

Comprar vivienda no es una ciencia reservada para unos pocos privilegiados y tampoco es un arte. Más bien, podríamos decir que se trata de una habilidad y eso implica una buena noticia. ¿Sabes cuál? Que cualquier persona, no importa si es novata o ya acredita experiencia, puede aprender los secretos para que esta búsqueda sea una experiencia satisfactoria y no una terrible pesadilla.

Son varios los problemas que determinan el resultado. Uno de ellos es que mucha gente cree que la búsqueda de vivienda es una tarea fácil y que basta con seguir algunos consejos de sus amigos para obtener lo que se desea. No es así: se requiere un conocimiento básico de las leyes del mercado, de cómo se mueve el mercado, y unos cuantos tips que ayudarán a facilitar la labor.

Alguna vez, por ejemplo, conocí a una persona, aquí en mi país, que salió a buscar una propiedad siguiendo el modelo de lo que había visto en una película. Por supuesto, fue un rotundo fracaso, porque hay un largo trecho entre la ficción y la realidad. En la película, obviamente, lo hacen todo fácil, no hay trámites, no hay competencia, no hay dificultades económicas, es decir, no es real.

Otra vez supe de una persona que se respaldó en un artículo que habían publicado en otro país, con consejos para conseguir la vivienda en arriendo a bajo precio. Sí, los latinoamericanos somos países hermanos, pero tú no eres igual a tu hermano, ¿cierto? Hay diferencias especialmente en el tema legal, inclusive en los términos, y por eso no puedes seguir un modelo que no sea el propio.

Lo más usual es que algún conocido te llame o te invite a tomar una cerveza en el atardecer y te haga una serie de preguntas. Su intención es asumir la búsqueda sin necesidad de contratar a un consultor inmobiliario, por lo general para evitarse pagar el valor de la comisión. Siempre les brindo mi ayuda por sé que a la vuelta de unas pocas semanas vendrán a pedirle auxilio.

Estos son los errores más comunes que se cometen a la hora de buscar una propiedad:

Los seres humanos, a veces, por querer hacer más terminamos haciendo menos. Eso suele ocurrir cuando una persona o una familia quiere comprar una vivienda y emprende la búsqueda sin el conocimiento necesario y, en especial, sin la asesoría adecuada. ¿El resultado? Problemas y más problemas, tiempo y dinero perdidos. ¿Alguna vez cometiste uno de estos 4 errores?

El Consejo de Emil

1.- El presupuesto. “El dinero, siempre el cochino dinero”, como diría un amigo. El error consiste en que muchas personas, muchas familias, emprenden la búsqueda de vivienda sin haber establecido un presupuesto real. Entonces, salen, gastan su tiempo, sus energías y, con un poco de suerte, ven una propiedad que les interesa. Es ese el momento en el que comienzan las dificultades.

¿Por qué? Porque los números no cierran. Porque se dan cuenta de que no tienen el dinero necesario. ¿Cuál es el origen del problema? Calculan el dinero disponible sobre la base del 30 % de sus ingresos, lo cual es un error. Lo correcto es determinar esa cifra sobre el 30 % del sobrante una vez pagas los gastos básicos fijos. Si haces el ejercicio, verás que se trata de cifras diferentes.

2.- La cuota inicial. Es lo que en algunos países, como México, se conoce como el enganche. Suele ser el gran dolor de cabeza para quienes están en la búsqueda de una vivienda propia, porque por lo general significa aceptar un compromiso a largo plazo con una institución financiera. Y, claro, ya sabemos lo que eso significa para las finanzas personales en nuestros inestables países.

Es una decisión delicada, porque cuando los bancos descubren que tienes problemas para reunir el dinero necesario, se desbocan a ofrecerte el oro y el morro. ¿Eso qué significa? Que te pintan pajaritos en el aire y muchas veces no te das cuenta de que adquieres compromisos riesgosos, sobre todo por las elevadas tasas de interés. Cuanto más pagues a la primera, mucho mejor.

3.- No incluir otros gastos. Un error que es primero hermano del anterior. Con gran esfuerzo, muchas personas o familias logran reunir la cantidad suficiente para hacer el primer depósito, pero se quedan sin efectivo en el flujo de caja. Ese es un grave error, y no solo en lo relacionado con el inmueble que quieres adquirir, sino también porque quedas limitado para emergencias.

He conocido muchos casos de personas que celebraron cuando se firmó el contrato, pero a las que la alegría les duró un instante. ¿Por qué? Porque de inmediato se dan cuenta de que no tienen el dinero para pagar los costos de los trámites notariales, impuestos o comisiones, entre otros. De ahí la importancia de elaborar un detallado presupuesto integral antes de comenzar la búsqueda.

4.- No asesorarse bien. O, peor aún, no asesorarse. Dada la creciente competencia que hay en el mercado, a la gran variedad de nichos que existen, el oficio del consultor inmobiliario se convirtió en los últimos años en una especialidad: no puedes abarcar todo el mercado, así que eliges un nicho específico. Quizás sepas que, por ejemplo, yo me especializo en segunda vivienda.

Y cada nicho tiene sus secretos, sus características particulares. Así, entonces, el primer paso que deberías dar es el de consultar a su asesor de confianza y contarle tu situación, exponerle tus números y fijar claramente qué buscas. De esta manera, te evitarás problemas y dolores de cabeza y, seguramente, obtendrás mejores resultados. Ah, y también te ahorrarás algún dinero.

Comprar vivienda, para algunas personas, es como una aventura, como ir a pasear al bosque, y no es así. Es una tarea que tiene sus complejidades, que requiere un conocimiento básico y otro específico (el del nicho) y que, cada vez más, requiere asesoría especializada porque las normas cambian con frecuencia. Por eso, te sugiero que confíen en quien puede facilitarte la vida.


Comments

comments